miércoles, 20 de agosto de 2014

Marcha viernes 22 de agosto: Atenco - Tribunal Agrario de Texcoco. Salida: 8am



Viernes 22 de agosto de 2014: Primer audiencia ante el Tribunal Agrario en Texcoco, Edo. de México.

Concentración en la plaza de San Salvador Atenco, a partir de las 7 a.m. 
Salida a las 8 a.m. hacia el Tribunal Agrario, ubicado en la calle Nezahualcoyotl, en el centro de Texcoco (Cerca del palacio municipal y  justo frente a la Casa de Cultura de Texcoco)



LA TIERRA NO SE VENDE, SE AMA Y SE DEFIENDE
En los últimos meses los tres niveles del gobierno (municipal, estatal y federal) han arreciado sus intenciones para despojar a los ejidatarios de la tierra y entregarla a manos privadas, con la finalidad de concretar proyectos como Ciudad Futura y la construcción del aeropuerto –que en 2001 fue derrotado por la lucha del FPDT. 

Las asambleas ejidales son ahora, la rendija en la que los saqueadores han encontrado una nueva estrategia para manipular,  dividir a los ejidatarios y la población. Cambio de destino de las tierras ejidales a dominio pleno, es decir, a tierras privadas, dinero, promesas falsas, desinformación, intimidación, entre otros recursos, son las armas a las que han recurrido los priistas en las comunidades que en 2001 resistieron y echaron abajo el decreto expropiatorio el proyecto aeroportuario en 2002. 

El 1 de junio del presente año, en una asamblea ejidal, realizada en San Salvador Atenco, dotada de toda ilegalidad desde su propia convocatoria hasta la forma grotesca en que se lleva a cabo para cambiar el destino de las tierras comunales a tierras parceladas y en seguida, adquirir el dominio pleno, es decir, convertirse en tierras privadas, los ejidatarios y ejidatarias dignas, previendo tal imposición, decidieron interponer una demanda de nulidad ante el Tribunal Agrario, misma que enseguida se hace necesario ampliar para exigir que el acta resultante de dicha asamblea, no se inscriba en el Registro Agrario Nacional, dada la corrupción que le impera. 

Importante es decir que el Tribunal Agrario ya ordenó al RAN que no se inscriba ningún acta proveniente del 1 de junio. La contraparte en cuestión, que son el presidente del Comisariado Ejidal y el Consejo de Vigilancia ya han sido notificados por el Tribunal agrario. 

Por este motivo, este 22 de agosto se llevará a cabo la primer audiencia a las 9 de la mañana en el Tribunal agrario con sede Texcoco.

Consideramos que dada la nueva embestida contra todos, la movilización social tendrá que acompañarse de la defensa jurídica que desde el FPDT ya hemos emprendido junto con el abogado Ricardo Lagunes y el acompañamiento de muchos más compañeros y compañeras que desde su quehacer jurídico dotan al pueblo de elementos para seguir dando la lucha por nuestra patria. 



CONVOCAMOS A TODAS Y TODOS PARA QUE NOS ACOMPAÑEN Y DIFUNDAN QUE NUESTROS PUEBLOS NO ESTÁN EN VENTA.
¡TIERRA, AGUA, VIDA PARA TOD@S!

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra- agosto 2014.


lunes, 18 de agosto de 2014

Acuerdan organizaciones plan de acción en defensa de la tierra y contra reformas #EncuentroEnAtenco

Grupos campesinos y sociales crearán frente de resistencia y estrategia legal
Acuerdan organizaciones plan de acción en defensa de la tierra y contra reformas
Al concluir foro, denuncian que el despojo de agua, bienes y derechos es una realidad cotidiana
Javier Salinas Cesáreo
Corresponsal
Periódico La Jornada
Lunes 18 de agosto de 2014, p. 17
San Salvador Atenco, Méx., 17 de agosto.

Representantes de unas 100 organizaciones campesinas, sindicales y sociales definieron un plan de acción en defensa de la tierra, el agua y contra el despojo de los pueblos y las reformas estructurales aprobadas, en el que destacan movilizaciones durante los días nacionales del Maíz y de la Industria Eléctrica, así como al conmemorarse 100 años del encuentro entre Zapata y Villa.

También incluye la integración de un frente de resistencia y la conformación de una estrategia legal a partir de las recientes modificaciones constitucionales, así como la promoción de amparos colectivos contra las reformas.

Una de las primeras acciones a realizar es una marcha el próximo 22 de agosto de San Salvador Atenco hacia los juzgados de Texcoco, que encabezará el Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra (FPDT), para participar en una audiencia, luego de la suspensión provisional que otorgó un juez contra la asamblea del comisariado ejidal del pueblo Atenco, celebrada el pasado junio, en la que se aprobó el cambio de uso de suelo de más de mil hectáreas de uso común a dominio pleno para poder enajenarlas.

Esta aprobación significa el primer paso para la venta de las tierras al gobierno federal para que pueda llevar a cabo en ellas los proyectos Ciudad Futura, con la construcción de carreteras, la zona de mitigación, el rescate del lago de Texcoco y la edificación del aeropuerto alterno a la ciudad de México.
Declaratoria final

Durante sábado y domingo, unos 400 activistas participaron en el Encuentro y Jornadas Nacionales en Defensa de la Tierra, el Agua y la Vida, y mediante cinco mesas de trabajo definieron el plan de acción y conformaron comisiones para dar seguimiento a éste.

“El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, derechos individuales y colectivos. No es algo nuevo, pero en los tiempos del neoliberalismo el despojo se ha intensificado. Los megaproyectos se imponen sin el consentimiento de las comunidades. Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos.

“En los pasados 30 años, desde poderes institucionales y fácticos se ha dado un desmantelamiento sistemático del Estado y del marco normativo en México. Se ha impuesto una serie de reformas a la Constitución y leyes de carácter estructural, así como ratificaciones y profundización de tratados de libre comercio, que han destruido las normas que permiten a los pueblos defender el tejido social y la vida comunitaria.

La más reciente manifestación de esta embestida es la avalancha de reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Todo este paquete de modificaciones colocan al país y a todo lo que en él se encuentra a la venta, expusieron en la declaratoria final del encuentro.



 

Declaratoría del #EncuentroEnAtenco y Jornadas Nacionales en Defensa de la tierra, el agua y la vida.

San Salvador Atenco, 17 de agosto de 2014


El despojo es una realidad cotidiana que padecemos todas y todos: despojo de la tierra, del agua, del aire, de la biodiversidad, de nuestros saberes, del patrimonio familiar y comunitario, de los bienes comunes, de nuestros derechos individuales y colectivos, de nuestros sueños y nuestras esperanzas. No es algo nuevo, pero en los tiempos del neoliberalismo el despojo se ha intensificado. Para nuestro profundo agravio, el despojo se manifiesta también en la descomposición social de la población de nuestro país. Sin embargo, la población no ha permanecido pasiva ante esta barbarie: el incremento de los intentos de destrucción y robo han también hecho crecer las resistencias.

Los megaproyectos que se imponen se imponen sin el consentimiento de las comunidades. Nos despojan los proyectos mineros, las represas, las carreteras y ductos. Nos imponen urbanización desordenada, desarrollos turísticos, privatización de los servicios básicos, se adueñan de la biodiversidad y le ponen precio, comercializan y empobrecen nuestra riqueza cultural. Son los agronegocios, los talamontes, los empresarios turísticos que se adueñan del paisaje, el crimen organizado y el crimen de cuello blanco los responsables de este saqueo. El despojo también se manifiesta en quienes se apropian o buscan apropiarse del espectro electromagnético, el internet, quienes mediante los transgénicos colonizan nuestro genoma y hasta quienes se apropian o buscan controlar nuestras ideas. Nos despojan los grandes monopolios nacionales y trasnacionales. Los gobiernos cómplices y serviles nos entregan, a cambio de unas migajas, a la voracidad de los duos del dinero, quienes buscan convertir en mercancía todo lo que somos y todo lo que es nuestro mundo al que pertenecemos. Bajo la lógica de este sistema se criminaliza a las comunidades que defienden su territorio. No se castiga a quien roba, destruye y mata, sino a quien desde la resistencia busca detener esta barbarie. La dupla criminal integrada por los duos del dinero y gobernantes es premiada con mayores facilidades para continuar lucrando.

En los últimos treinta años desde poderes institucionales y fácticos se ha dado un desmantelamiento sistemático del Estado y marco normativo en México. Se han impuesto una serie de reformas a la Constitución y leyes de carácter estructural, a como ratificaciones y profundización de tratados de libre comercio, que han destruido las normas que permiten a los pueblos defender el tejido social y la vida comunitaria. La última manifestación de esta embestida es la avalancha de reformas impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Todo este paquete de reformas coloca al país, y todo lo que en él se encuentra, a la venta. La ofensiva contra las comunidades campesinas tiene su expresión más crítica en la reforma energética. En estas normas se han atacado sistemáticamente mecanismos de defensa de las comunidades movilizadas. Se eliminó el fin social de la tierra al otorgar a las actividades de explotación de hidrocarburos y generación y transmisión de energía eléctrica preferencia por encima de cualquier otra actividad realizada sobre las tierras. Se ha facilitado la expropiación, la constitución de servidumbres y la ocupación temporal de la tierra de comunidades, de la cual  gozarán,  no  sólo  las  empresas  productivas  del  estado  (Pemex  y  CFE),  sino  también capitales privados. Se ha debilitado el derecho a la consulta de comunidades indígenas hasta


protección al medio ambiente. Se han atacado las facultades del municipio para ordenar el territorio frente a proyectos extractivos y ahora se busca desmantelar las facultades de asambleas ejidales a partir de una contra reforma al campo en puerta. Otras instancias de despojo se han presentado en la reforma laboral, la educativa, la de telecomunicaciones, entre otras.




No podemos negar que nos han agraviado profundamente. No obstante, la historia reciente nos demuestra que la dignidad ha podido más que la barbarie, que el saqueo y la embestida de quienes se sienten duos de nuestras vidas, tierras y comunes. Como muestra de las resistencias que se han alzado en dignidad a lo largo y ancho de nuestra nación nos encontramos una parte aquí reunidos; las mujeres, hombres, niños, ancianos y, en general, todas las luchas hermanas que resisten desde distintas trincheras a este modelo avasallador.




El poder se encuentra organizado y unido; se compactan al momento de dar un golpe. Y resulta  que  una  de  las  preocupaciones  fundamentales  de  este  encuentro  ha  sido  mo nosotros podemos organizarnos, unirnos y cerrar filas para enfrentar esta embestida que nos golpea a todos. El despojo afecta a todas y todos, no solo a los campesinos.

La tarea que tenemos no es poca y precisa de reconocernos, escucharnos y respetarnos; partir de la solidaridad, como compromiso, como principio permanente   y sobre todo como oportunidad generada por la lucha misma. Una tarea inaplazable es la liberación de todas y todos los presos políticos, el regreso de las y los desaparecidos y la defensa de las y los perseguidos por luchar.

Si  bien  es  necesaria  la  defensa  permanente  de  nuestros  territorios,  no  es  suficiente  con resistir, tenemos que ser capaces de pasar a la construcción de alternativas que nos permitan por un lado, mantener nuestra tierra, el agua, la vida y nuestros derechos. y por otro , la posibilidad de desatar todos los saberes, la imaginación y la creatividad del pueblo al servicio del pueblo.

Por supuesto que nos hemos equivocado y hab que tener la humildad para rectificar, asumir y aprender de nuestros errores, porque sólo de ese modo podemos avanzar en la construcción honesta y colectiva en la lucha.

No hay una receta para la resistencia, todas las coyunturas son distintas y todos aprendemos de todos. Volvamos a nuestras raíces;, valoremos nuestras culturas que han sido muralla de resistencia milenaria frente a los despojadores.

Queremos heredar a nuestros hijos y sus hijos nuestra tierra, y nuestro amor por ella.

El momento histórico que nos toca enfrentar es muy complejo. Pero como los abuelos nos han enseñado a mirar el horizonte, volteamos a ver las resistencias de los pueblos que nos han dado ejemplos. De ellas y ellos retomamos los frutos y aprendizajes para enriquecer nuestros caminos de lucha para defender nuestros territorios, levantar nuestras voces y reivindicar que existimos, que tenemos derechos. Nuestra lucha es por la vida misma.

¡Nos negamos a tener precio! ¡Nos negamos a perder nuestra libertad, a poner nuestra tierra en venta! La última palabra la tiene el pueblo.

Como se dijo aquí en Atenco: Abrazamos el sentir de todos los delegados que vienen representando a sus comunidades, organizaciones y sus luchas. Hoy no es Atenco nada más, hoy es el llamado de la patria. Parece que somos pocos, pero con muchas gotas se hacen las grandes tormentas. El Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra somos todos. Ustedes la defienden al estar acá.” De este Encuentro, todos nos vamos abrazados